Sobre los gnósticos – Arthur SCHOPENHAUER

La filosofía cabalista y la gnóstica, en cuyos autores, en cuanto judíos y cristianos, es de antemano seguro el monoteísmo, son intentos de suprimir la manifiesta contradicción que se da entre la creación del mundo por un ser omnipotente, sumamente bueno y omnisciente, y la condición lamentable y deficiente de ese mismo mundo. Por eso introducen entre el mundo y aquella causa del mismo una serie de seres intermedios cuya culpa ha producido una caída, y esta, el mundo. Por así decirlo, trasladan la culpa del soberano a los ministros. Este metodo fue ya sugerido por el mito del pecado original, que es en general el punto culminante del judaísmo. Entre los gnósticos aquellos seres son, pues, el πλήρωμα, los eones, la ὕλη, el demiurgo, etc. La serie fue prolongada a voluntad por cada uno de los gnósticos.

Todo este proceder es análogo al que adoptan los filósofos fisiológicos cuando, a fin de aminorar la contradicción que lleva consigo el aceptar una conexión e influjo mutuo de una sustancia material y otra inmaterial en el hombre, intentaban intercalar seres intermedios como el fluido o el eter nervioso, el espíritu vital y cosas por el estilo. Ambas cosas disimulan lo que no se es capaz de eliminar.

SCHOPENHAUER, Arthur, Parerga y Paralipomena, vol. I, § 8. Trad. de Pilar López de Santa María. Madrid: Editorial Trotta, 2009.

Deixe um comentário

Faça o login usando um destes métodos para comentar:

Logo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s