“Cioran golpea al lector en la cabeza, igual que lo hace un poeta grande”: Ciprian Vălcan entrevista a Marta Petreu

Reflexiones Marginales, México, nr. 60 (dossier Cioran), 27 noviembre 2020

Resumen: En una primera lectura, Cioran me pareció histérico e inauténtico. La primera impresión fue poderosa y pésima, me impresionó por su pésimo gusto que se abría paso en las páginas, a veces de manera más intensa que su amado, y el mío también, Dostoievski. Seguro, sabía que el mal gusto no es un obstáculo para ser un gran autor, un filósofo o escritor, que puede ser un aluvión que acompaña la autenticidad. No estaba todavía preparada para él. Muy rápido hice una segunda lectura, y sucedió que estaba entonces mejor armada. Pasaba por un tratamiento de insomnio y, bruscamente, descubrí que este autor hablaba sobre algo que también sufría, en carne y piel propia. Empecé a reconocer también a los filósofos de los que se ayudó para comprender la vivencia en la lengua. El valor loco con que se entrega al mundo —como un poeta, no como un filósofo­—.
Palabras clave: filosofía, pensamiento, vida, verdad, Cioran.

Abstract: On a first reading, Cioran struck me as hysterical and inauthentic. The first impression was powerful and terrible, I was impressed by his terrible taste that made its way through the pages, sometimes more intensely than his beloved, and mine too, Dostoevsky. Sure, I knew that bad taste is not an obstacle to being a great author, philosopher, or writer, that it can be a deluge that accompanies authenticity. I wasn’t ready for him yet. Very quickly I did a second reading, and it happened that I was then better armed. I was going through an insomnia treatment and, suddenly, I discovered that this author was talking about something that he also suffered, in his own flesh. I also began to recognize the philosophers who were helped to understand the experience in the language. The crazy courage with which he gives himself to the world – like a poet, not like a philosopher.
Keywords: philosophy, thought, life, truth, Cioran

¿Cuándo leyó por primera vez una obra de Cioran?

Muy tarde. Solamente en los tiempos de la facultad y de Echinox. No era un autor sobre el que se hablará en mi círculo de amigos, estos hablaban sobre Kafka, Dostoievski, Esenin, Camus, Rilke, Blaga. Y di con él, al igual como tienen lugar los descubrimientos en la adolescencia y la juventud, por casualidad, ni en las librerías, ni en las librerías de antigüedad, ni en los estantes de libre acceso de la Biblioteca Central Universitaria, no encontré el nombre ni en revistas literarias, que leía entonces. Mucho tiempo no supe siquiera que existía. Al respecto, la censura comunista hizo muy bien su trabajo. (Igual sucedió con la prosa de  Dumitru Țepeneag,[2] de cuya existencia solo supe después de la caída del comunismo.) Apenas en el tiempo de la facultad encontré a Cioran, alguien que tenía los libros me prestó algunos volúmenes, por un corto tiempo. En una primera lectura, Cioran me pareció histérico e inauténtico. La primera impresión fue poderosa y pésima, me impresionó por su pésimo gusto que se abría paso en las páginas, a veces de manera más intensa que su amado, y el mío también, Dostoievski. Seguro, sabía que el mal gusto no es un obstáculo para ser un gran autor, un filósofo o escritor, que puede ser un aluvión que acompaña la autenticidad. No estaba todavía preparada para él, esto es…[+]

Deixe um comentário

Faça o login usando um destes métodos para comentar:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s